7 de abril- Hablemos de la depresión

Dolores Bueno es una de las grandes personas que he conocido gracias a la divulgación y ella es una de las liantas marca Naukas, léase una de esas personas que cuando hay una iniciativa a la que merece la pena sumarse no solo de suma de cabeza sino que convence a otras cuantas personas para que también lo hagan. En Naukas hay unas cuantas de estas, que frecuentemente son mujeres.

En esta ocasión quiere que la ayudemos a visibilizar el 7 de abril, Día Mundial de la Salud, que en la edición de 2017 se dedica a la depresión.



La propia Dolores ha contado su experiencia enfrentándose a la depresión en un vídeo que os recomiendo ver a todos, que demuestra su valentía y su carácter. Es fantástica nuestra "elementa".  



Bien, lo dicho Dolores nos ha pedido que participemos de alguna forma en darle visibilidad a este día y yo no sabía muy bien qué escribir. Pero luego me he acordado que en mi familia también ha habido personas con depresión y seguramente, dada su alta prevalencia en muchas otras familias de mi entorno.

Mi tía Luisa, Sina para todos nosotros, prácticamente mi abuela en muchos sentidos, pues se casó dos meses antes de que naciera mi madre y no tuvo hijos, estuvo muchos años con tratamiento para la depresión. Creo que prácticamente toda mi vida estuvo medicada, pero conocí su verdadero carácter en las condiciones más duras. Cuando murió mi padre, yo iba a cumplir 23, reaccionó para ayudarnos a salir adelante, a mi madre, a la que quería como una hija y a mi hermano y a mí. En ese momento fue cuando descubrí en realidad a Sina, que nos puso por delante de todo lo demás. Fue en ese momento en el que me dí cuenta de que la depresión era una enfermedad real, no una historia/histeria de mi tía. Creo que no se lo llegué a decir nunca.

Perdimos a Sina hace un par de años, de repente, ella que tanto miedo tenía a sufrir se fue sin hacer ruido. Era una grandísima cocinera y hace unos fines de semana cociné con los niños rosquillas siguiendo su receta. Creo que esa fue la clave para escribir esta pequeña entrada en su memoria.
Sina con Quique en 2010

Y como soy buena, y no hay rosquillas mejores que las de Sina os voy a dar su receta. Según los niños y mi madre nos salieron casi tan buenas como las suyas y Pedro decía que seguro que Sina estaba contenta. Probadlas y ya me contaréis.