jueves, 15 de enero de 2015

De lunestetas a lunespollas



El lunes pasado un grupo de divulgadores científicos de la plataforma Naukas, a raíz de un artículo que hablaba del índice Kardashian (por Kim Kardashian, de profesión famosa) decidieron publicar simultáneamente un post sobre tetas cuyo único requisito, además de incluir tetas, en cualquiera de sus variedades era que, de acuerdo con la temática habitual de sus blogs, debía ser un post de divulgación científica (convocatoria). Para promocionarlo en twitter crearon el hashtag #lunestetas. Esto hizo que otros divulgadores científicos o sanitarios se apuntasen a la iniciativa y se hizo una promoción de todos los posts del #lunestetas desde la propia página de Naukas.

Hasta donde yo sé se publicaron 35 posts diferentes, que pueden consultarse aquí. De ellos 24 estaban escritos por hombres, 10 por mujeres y hay uno que está escrito por una farmacia (bueno, y que no identifica si está escrito por una mujer o por un hombre). Me encantan las estadísticas 10/34 es aproximadamente el 30%. Me parece significativo resaltar que este porcentaje es sensiblemente superior a los porcentajes de divulgadoras que habíamos encontrado en Naukas y Scilogs, que rondaba en ambos casos el 15% (datos de aquí). ¿Qué quiere decir esto? Pues que en el #lunestetas ha habido una movilización de las divulgadoras mayor que en el caso de los divulgadores. Yo en esta iniciativa no participé, pues no encontré ningún tema para escribir relacionado con el asunto, pero no porque no me gustase.

Ese mismo día (e incluso antes) empezaron a hacerse propuestas de nuevas “movilizaciones” como #lunesculos #luneshuevos etc.

Cual sería mi sorpresa al enterarme que uno de los convocantes ha sido a su vez convocado por la Unidad de Igualdad de su Universidad puesto que el eslogan les había parecido sexista y le han sugerido que quite de su perfil que es profesor de dicha Universidad.

Unos comentarios a modo de desahogo…

Es evidente que no se han molestado en leer las entradas que han participado en esta iniciativa. Yo no las he leído todas, pero sí varias y hay muchas muy, muy buenas. No solo eso, hay algunas que son necesarias y casi podríamos decir que son de interés general. Saber cómo una asimetría mamaria importante puede afectar psicológicamente a las adolescentes (por cierto, y como se menciona en el artículo, al igual que una asimetría escrotal puede afectar a los adolescentes) y mostrar esas fotos que, en ocasiones dan un poco de grima (por otro lado como tantas de las que se emiten en las noticias) pero que muestran claramente qué es y hasta qué punto puede llegar una asimetría mamaria (Impacto de las tetas asimétricas en adolescentes); hablar de cómo la radiación afecta de forma diferente a hombres y mujeres y por qué es poco probable que sean mujeres las primeras en “colonizar” Marte (La relación entre las tetas y el viaje a Marte). Incidir en la importancia de la prevención del cáncer de mama y hablar de aspectos relacionados con las autoexploraciones mamarias es de nuevo un tema de interés general ( Tocaros las tetas, por vosotras, por vuestra salud, Decisiones informadas sobre el cáncer de mama, ¿Tengo un bulto en el pecho? ). También se habló de lactancia (¿Es todo positivo en la lactancia materna?, Lactancia, ¿materna o artificial?), de tetas de animales (Monstruos con tetas, Tetas animales), de tetas masculinas (Va de tetas… Ginecomastia) de arte, de física, informática y matemáticas, de química, bioquímica y neuroquímica.


Imagen que ilustraba el post de Laura Morrón para #lunestetas

Mi opinión sobre las Unidades de igualdad no es en general demasiado favorable… y esta como todas, fijándose más en las cuestiones de forma que en el fondo… que si el lenguaje sexista que si la paridad en los tribunales que si… Flaco favor por lo general hacen a las mujeres.
No voy a perder el tiempo buscando los datos de esta universidad segregados por género… ya no solo por categorías profesionales, sino también incluyendo jefaturas de departamento, decanatos, o porcentaje de proyectos como IP. Miren señoras, soy científica e ingeniera pero cuando hablan de los científicos me siento incluida, cuando hablan de personal científico me sale una media sonrisilla y cuando dicen los científicos y las científicas o los/las científicos/científicas se me pone un tic en el ojo y me sube la tensión. Ya si leo algo como l@s científic@s o lxs científicxs cierro directamente el documento del que se trate. Que por otro lado, por qué son siempre los científicos y las científicas o los profesores y las profesoras o los alumnos y las alumnas o los niños y las niñas… les aseguro que a mí esto me parece más sexista, siempre los chicos primero.

Y vaya que si trabajo por visibilizar la labor de las mujeres en investigación y en divulgación y en asumir las responsabilidades que toquen (y a veces alguna más) por hacer que ese número moderado se incremente. Si alguien por culpa del #lunestetas llega a un blog de divulgación y lee el artículo en cuestión y con un poco de suerte alguno más ya hemos cumplido nuestro objetivo, acercar la ciencia a la sociedad con un lenguaje accesible.


Pues a ver cómo reaccionan cuando vean que les ha salido el tiro por la culata. La respuesta no se ha hecho esperar, ya está convocado el #lunespollas para el próximo lunes 19 y ya hay confirmadas unas cuantas participaciones. Y como consecuencia de la intervención de dicha unidad de igualdad ya han convertido este día en el #juevesgilipollas. Por cierto, que lo del #lunespollas digo yo que será igual de sexista no?



Así que nada, os dejo, que tengo que ponerme a pensar en qué escribo con la temática de #lunespollas.