martes, 17 de enero de 2017

11 de febrero

El 11 de febrero se conmemora el día internacional de la mujer y la niña en ciencia. Desde la plataforma 11defebrero.org estamos animando a los centros de investigación, a las asociaciones de divulgación, a los colegios e institutos y a cualquier persona apasionada por la ciencia a organizar actividades con esta temática.

Cualquier organización, pública o privada, dedicada a la ciencia o no, puede proponer actividades relacionadas con la ciencia hecha por mujeres, con iniciativas que animen a las chicas a estudiar carreras científicas. Si quieres que tu actividad aparezca en la web solo tienes que escribir a contacto@11defebrero.org. Y si quieres organizar algo pero necesitas ayuda pues lo mismo, escríbenos y te pondremos en contacto con el/la responsable local para facilitarte la tarea.

En Asturias hay algunas actividades previstas, menos de las que me gustaría tener, pero todas las que hay tienen una pinta estupenda.

El Ayuntamiento de Oviedo a través de OviedoEmprende ha organizado un concurso de vídeos destinado a estudiantes de primaria, ESO y bachillerato, tenéis más información en: http://oviedoemprende.es/actualidad/noticia/reto-mujer-y-ciencia-2017/

La Librería Cervantes va a participar dedicando un escaparate al Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia y además va a acoger una charla sobre Rita Levi-Montalcini. No va a ser una charla convencional, es cierto que voy a contar aspectos de su biografía y de sus descubrimientos, pero lo más importante es que Rita Levi-Montalcini va a hablar con su propia voz, a través de textos escogidos de sus obras. Es un formato nuevo, que espero que fructifique y que sea el inicio de  una gran colaboración con la Librería Cervantes.


Hay alguna otra cosa en marcha, ya os lo contaré cuando se confirme.

martes, 13 de diciembre de 2016

Ciencia en Oviedo, diciembre 2016

El próximo jueves cerramos la primera temporada de Ciencia en Oviedo con la participación de Miguel Lurueña, +gominolasdepetroleo 
La cita es a las 19:30 h del jueves 15 de diciembre en el Corner's Pub de Oviedo
¡Os esperamos!

El Comercio 20-10-2016




jueves, 3 de noviembre de 2016

Cómo mola tu trabajo

Ayer por la noche, con la luz ya apagada, momento de nuestras conversaciones más interesantes Quique me obsequió con este comentario "cómo mola tu trabajo" o tal vez un "cómo mola lo que haces". La contrapartida es que estábamos hablando de exoplanetas así que relacionado, relacionado con mi trabajo no estaba mucho la cosa...

Como es bastante cantarín la conversación surgió al hilo de la canción El Sol, de Miliki, y él estaba canturreando los planetas... la canción incluye a Plutón, que sabe de sobra que no es un planeta, y preguntó si había vida en otros planetas y que había más allá de Plutón.
Así que estuve tirando de memoria y recordando la fantástica charla que  +Daniel Marín  dio en naukas este año y que podéis ver aquí.
Al contarle que los científicos habían encontrado ya más de 3500 exoplanetas y que en Canarias hay un telescopio enorme fue cuando me sorprendió con ese comentario...
Así que le he prometido que cuando sea mayor iremos a visitarlo. Está claro que a los niños les interesa la ciencia y que se puede hablar con ellos de todo lo que se nos ocurra.


Este puzle lo tenemos nosotros y les encanta

lunes, 24 de octubre de 2016

Mujeres, Ciencia y Premios (LNE)

(Publicado en La Nueva España el 22 de octubre de 2016 -suscriptores)


La presencia femenina en la ciencia es mayoritaria. Hace más de 25 años que las mujeres somos mayoría en las universidades españolas y se licencian (ahora gradúan) muchas más mujeres que hombres. Solo en algunas carreras, físicas y la mayor parte de las ingenierías, se mantiene una mayoría de estudiantes varones y de egresados. Sin embargo, a pesar de ser mayoría, la presencia de mujeres no está distribuida homogéneamente a lo largo de las categorías de personal tanto fijo como eventual. Así, hay mayoría de mujeres en el personal laboral y técnico mientras que la proporción disminuye muy marcadamente al ascender en las categorías profesionales. Por ejemplo solo 1 de cada 4 Profesores de Investigación del CSIC (equivalente a Catedrático de Universidad) son mujeres.




Persiste en la mente colectiva la idea de que si aún no existe igualdad, en esta y otras parcelas sociales, es porque aún no ha transcurrido el tiempo suficiente, que las mujeres hemos llegado más tarde y es imposible que hayamos podido ascender lo suficiente, que si esperamos un poco más alcanzaremos a nuestros colegas varones en todas las categorías profesionales. Sin embargo, existen dudas razonables sobre estas cuestiones. Si analizamos los datos del CSIC de hace 15 años, que ya están desagregados por sexos, podemos tener una idea de si la situación actual es o no natural. En el CSIC la edad media de acceso a la posición de Profesor de Investigación ronda los 50 años y es bastante parecida en hombres y mujeres. Esto implica que muy probablemente todos los profesores de investigación de 2001 estén ya jubilados, por lo que los profesores actuales deben provenir de los menores de 50 años en 2001. En 2001 había un 32% de científicas menores de 55 años y hoy solo hay un 24% de profesoras de investigación. Parece claro que no estamos ascendiendo al mismo ritmo que nuestros compañeros, que no es una cuestión de tiempo y permítanme dudar que sea una cuestión de valía profesional.



A estas alturas de siglo, resulta difícil sostener que las capacidades de hombres y mujeres son diferentes solo por razón de su sexo. De hecho la sociedad española cree que nuestras capacidades son similares. Así se deduce de una encuesta de 2015, hecha por L’Oreal en su programa de visibilización de las mujeres científicas, en la que se preguntaba a los europeos si veían más cualificados a hombres o a mujeres para ser científicos. Más de la mitad de los encuestados en España decían que las mujeres estábamos más cualificadas (un resultado mejor que la media europea, por cierto). No voy a basarme en una encuesta para justificar las capacidades científicas de las mujeres, pero sí para destacar que al menos mentalmente no existe una “depreciación” de las mujeres como sujetos capaces de hacer ciencia de calidad.



Bien, no es una cuestión de tiempo, entonces ¿por qué la brecha no se reduce más rápido de lo que está haciéndolo? ¿Qué factores influyen? ¿Cómo afecta esto a la sociedad?



He reflexionado sobre este tema y no tengo claras las causas, que pueden ser diferentes en las etapas de acceso a la carrera profesional y de ascenso durante la misma. El acceso coincide con el momento en que se debe decidir si formar o no una familia mientras que el ascenso puede verse condicionado por otras situaciones. Cuando por fin se consigue una plaza ¿realizamos tareas diferentes? ¿Asumimos en los grupos grandes tareas más ingratas, por ejemplo más burocracia, que dificultan el ascenso? ¿Peleamos menos para liderar proyectos, porque nuestros nombres encabecen (o cierren) la lista de autores de los artículos? ¿Cuándo nos ofrecen un puesto de gestión, un comité, un liderazgo en uno u otro campo, dudamos más antes de aceptar? ¿nos lo ofrecen menos? ¿por qué nos lo ofrecen menos? ¿o esperamos a que nos lo ofrezcan en vez de proponernos nosotras mismas? Llevado al extremo, esta brecha se maximiza en los premios importantes, Premios Nacionales de Investigación, Premios Nobel, Jaume I, Princesa de Asturias, donde menos del 5% de los premiados son mujeres.



Esta semana se publicaba en este mismo diario unas palabras de Teresa Sanjurjo, directora de la Fundación Princesa de Asturias en la que transmitía la preocupación de la Fundación porque hubiese mujeres premiadas y señalaba que solo un 15% de las propuestas que llegaban eran para premiar mujeres (globalmente, no solo en la categoría de ciencia). El próximo mes de diciembre en Oslo y Estocolmo los premios Nobel se entregaran a 11 varones. ¿No les extrañaría que en los premios Princesa de Asturias solo subiesen mujeres a recoger premios? Pues igual de raro debería parecernos que solo hubiese varones. Por eso es tan importante que se tengan modelos de referencia femeninos, en ciencia como en todas las demás profesiones y por eso hay que hacer el esfuerzo de presentarse a los premios y de presentar a mujeres que creemos que se lo merecen, como hacen organizaciones como AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas) de forma sistemática. No lo duden existen mujeres que podrían haber ganado el premio Nobel este año en todas las categorías. No podemos permitirnos el lujo de no valorar en lo que vale el trabajo que desarrolla la mitad de la humanidad.
Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna recogiendo su premio Princesa de Asturias de Investigación Científica en 2015, y en todas las apuestas para recibir un Nobel.

Ciencia y Sociedad

Hace unas semanas me invitaron a colaborar con La Nueva España, el diario más leído en Asturias. De momento mis colaboraciones están accesibles solo para suscriptores por lo que colgaré aquí las trasncripciones un par de días después de ser publicadas.

Ciencia y Sociedad
Publicado en La Nueva España el 9 de octubre de 2016



Estamos en un momento dulce. Nunca hemos vivido tan bien como ahora. Pensarán que es porque nos encontramos en una sociedad civilizada que ha conseguido alimentar, mantener sanos y formar a sus miembros a pesar de las dificultades económicas, pero en realidad es una tendencia a nivel mundial. Nunca ha habido menos pobreza global que ahora, el número de muertes infantiles desciende, hay menos gente pasando hambre y la esperanza de vida aumenta. No hay un tiempo pasado mejor que el presente. Y esta evolución se debe al desarrollo científico y tecnológico. La ciencia ha conseguido desarrollar vacunas que permiten la supervivencia de más gente, desarrollar cultivos más resistentes a plagas y sequías, mejorar la coordinación del personal de emergencias en situaciones de crisis, por poner unos ejemplos variados. La ciencia ha mejorado nuestras vidas de tal forma que nuestros propios bisabuelos no reconocerían en absoluto la sociedad en que nos hemos convertido, pero no solo por las nuevas tecnologías, sino también en aspectos de alimentación, salud, producción de energía, etc.


Es evidente que la ciencia también ha cometido errores, hay casos trágicos como algunos accidentes industriales que provocaron daños enormes o de fármacos cuyos efectos secundarios no fueron del todo analizados en su momento. Pero la ciencia ha aprendido de esos errores y actualmente las plantas químicas tienen medidas de seguridad muy severas y los medicamentos se someten a protocolos clínicos muy estrictos antes de ser aprobados por las autoridades competentes, por poner dos ejemplos.


La ciencia aprende de sus errores y no tiene miedo a la rectificación. Es por ello que los científicos somos bastante reticentes a expresarnos con afirmaciones rotundas, porque somos conscientes de que pueden existir factores que cambien el corpus de conocimiento actual. Para un científico un “muy probablemente” significa que está casi seguro, que todos los indicios a su alcance le hacen pensar eso; en su mente sin embargo siempre permanece la duda de si se habrán analizado todos los factores involucrados. Esto a veces nos resta fuerza ante la opinión pública, pues estamos acostumbrados a oír afirmaciones muy tajantes en otros ámbitos y a darles credibilidad. Por eso es importante que expliquemos cómo se construye la ciencia y los mecanismos de revisión que tiene. En este sentido es crucial que los científicos seamos capaces de contactar con la sociedad y defender la necesidad de que el método científico, entendiéndolo como reproducible e independiente del observador, impregne todos los niveles de nuestra sociedad.


Las sociedades en las que los científicos tienen voz y presencia en la esfera pública son sociedades más formadas y con mejor información, lo que lleva a mayores exigencias a sus gobernantes y hace avanzar a las naciones hacia sociedades más justas y más avanzadas. La ciencia está íntimamente presente en nuestras vidas, de forma cotidiana en los productos que consumimos y en el uso de las tecnologías que nos rodean. Usamos energía todos los días pero nuestro uso como consumidor de dicha energía no incluye el conocimiento de cómo se genera y se transforma, a la vez que la producción de energía de forma sostenible es una necesidad global y que precisa de decisiones políticas para convertirla en realidad.
La ciencia es una actividad humana y como tal está plagada de historias que merecen ser contadas, de descubrimientos que nos asombran, de situaciones que tienen su sitio en la Historia de la humanidad y que a veces, por esa irreal separación entre lo que es de “letras” y de “ciencias” no tienen el sitio que le corresponde. Por eso, desde la Asociación de Divulgación Científica de Asturias queremos encontrar lugares y momentos para hablar de ciencia, de todos los aspectos relacionados con ella y para todos los públicos, tengan la formación que tengan. La ciencia nos apasiona y estamos convencidos de que si la conocen, a ustedes también les va a apasionar.






jueves, 20 de octubre de 2016

Ciencia en Oviedo, con Carlos Abanades

Mañana se entregan los premios Princesa de Asturias de 2016 y está Oviedo lleno de actividades realizadas por y para los premiados. Este año el premio de Cooperación Internacional ha recaído en la Convención de la ONU para el Cambio Climático y el Acuerdo de París y lo recogerán la actual Secretaria Ejecutiva del UNFCCC Patricia Espinosa, la anterior Christiana Figueres y Laurent Fabius, presidente de la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático celebrada en París (Acuerdo de París). Desde la Asociación de Divulgación Científica de Asturias, en el marco del programa Ciencia en Oviedo que se presenta hoy queremos aportar nuestro granito de arena al conocimiento del cambio climático y por ello le hemos pedido a Carlos Abanades, Profesor de Investigación del INCAR que inaugure esta actividad.
Carlos nos hablará hoy a las 19:30 en el café Ópera de Oviedo (situado enfrente del teatro Campoamos) de Clima y energía en un vaso de sidra.


Carlos Abanades es experto en sistemas de captura de CO2, una de las herramientas necesarias para controlar y revertir el Cambio Climático, además es co-autor de un informe especial del Panel Intergubernamental del Cambio Climático dedicado precisamente a captura de CO2 y conoce en profundidad el tema, por lo que estamos seguros de que nos espera una amena e instructiva tarde.
Nos vemos, la cita HOY a las 19:30 en el Café Ópera.